Práctica Espírita

...
El movimiento Espiritista colombiano se orienta según los principios fundamentales y las enseñanzas de la Doctrina Espiritista, transmitida por los Espíritus Superiores, y codificada por el insigne pedagogo francés Allan Kardec, contenida en los libros que integran la denominada Codificación Kardeciana:

“El Libro de los Espíritus”
“El Libro de los médiums”
“El Evangelio según el Espiritismo”
“El cielo y el infierno o la justicia divina según el Espiritismo”
“La Génesis, los Milagros y las Profecías según el Espiritismo”

Orientación Doctrinaria

El movimiento Espiritista colombiano reconoce, admite, estudia y divulga el Espiritismo en sus tres aspectos fundamentales: Científico, Filosófico y Moral. Así mismo estudia y aplica los aspectos complementarios y derivados de los anteriores: histórico, cultural, social, sociológico, axiológico, antropológico, psicológico, biográfico y organizativo.

Con base a las diversas conceptualizaciones de orden científico, filosófico y moral expresadas por Allan Kardec en sus obras, no se comparte el concepto de considerar el Espiritismo como Religión, pues como lo manifestara el mismo codificador: "no podía ni debía adicionarse tal denominación, pues de tal manera, indudablemente se habría equivocado". Es por ello que nos reiteramos en reconocer y divulgar la Doctrina Espiritista en su auténtica condición de ciencia, filosofía y moral, con sus consecuencias y aplicaciones de orden social.

Se asumen también como pautas y referencias doctrinarias las enseñanzas que concuerdan, amplían y diversifican el contenido de la Codificación Kardeciana, que aparecen en las obras de los siguientes autores: Leon Denis - Gabriel Delanne - Camilo Flammarión - Amalia Domingo Soler - Gustavo Geley - Cesar Lombroso - Ernesto Bozzano - Alejandro Aksakov - William Crookes - Alfred Ruselí Wallace y otros afines.

La Práctica Espírita es absolutamente gratuita de acuerdo con la orientación del principio moral del evangelio: "Dad de gracia lo que de gracia recibisteis." La práctica Espírita se realiza con sencillez, sin ninguna clase de culto exterior, dentro del principio cristiano que Dios debe ser adorado en Espíritu y verdad. El Espiritismo no tiene sacerotes y no adopta ni usa en sus reuniones, como tampoco en sus prácticas: altares, imágenes, andas, velas, procesiones, sacramentos, concesions de indulgncia, vestiduras, bebidas alcohólicas o alucinógenas, incienso, tabaco, talismanes, amuletos, horóscopos, cartomancia, pirámides, cristales o cualesquera otros objetos, rituales o formas de culto exterior.
El Espiritismo no impone sus principios. Invita a quienes están interesados en conocerlo, a que sometan sus enseñanzas al tamiz de la razón, ants de aceptarlas.

La mediumnidad, que hace posible la comunicación entre los Espíritus y los hombres, es una facultad que muchas personas traen consigo al nacer, independientemente de la religión o de la orientación doctrinaria de vida que adopten.

Práctica mediúmnica Espírita sólo es la ejercida con base en los principios de la Doctrina Espírita y dentro de la moral cristiana.

El Espiritismo respeta a todas las religiones y doctrinas, valoriza todos los esfuerzos para la práctica del bien y trabaja en favor de la confraternización y la paz entre todos los pueblos y todos los hombres, con prescindencia de su raza, color, nacionalidad, creencia, nivel cultural o social. Reconoce además que "l verdadero hombre de bien es el que cumple la ley de Justicia, amor y caridad en su mayor pureza."

Actividades

El Centro Espírita es la célula fundamental del movimiento Espírita, especialmente a nivel local. En éste se centralizan las actividades Espíritas propiamente dichas, a saber: estudio, divulgación, sesiones mediúmnicas, reuniones administrativas, conferencias, asistencia espiritual, asistencia social, intercambio fraternal, etc., Además, cada centro Espírita puede tener de manera particular determinadas actividades especiales que no son regulares en todas las instituciones, siempre y cuando éstas estén regidas por las directrices del movimiento Espiritista kardeciano.